Cargando

Ir a contenido


 


10 cosas que nunca deberias publicar en redes sociales

Comportamientos que debes evitar cuando de social media se trata.



Escrito por el nov 08 2015 18:43 socialmedia rrss


Internet y las redes sociales te permiten compartir tus pensamientos, ideas y experiencias con cientos de miles de personas, desde conocidos hasta extraños que pueden habitar del otro lado del planeta. Muchas veces ni siquiera has pensado bien lo que vas a publicar, pero igual lo compartes sin darle mucha importancia. En cuestión de segundos, el mundo puede ver lo que has publicado.

 

Pero antes de compartir lo primero que se te cruce por la mente, ten en cuenta estas 10 cosas que no deberías compartir en redes sociales. Al final, puede que te ahorres una vergüenza o un mal rato para ti, o para alguno de tus seguidores.

 

 

1. Hablar negativamente de tu jefe, empleado o compañero de trabajo

Las redes sociales no son el lugar para hablar de tu descontento laboral, ya sea que haya sido causado por tus compañeros de trabajo, tu jefe o tus empleados. No pierdas tiempo poniendo tweets con detalles de cómo alguien de tu oficina se equivocó con algo, ni publicaciones de Facebook quejándote de lo insufrible que es tu supervisor.

 

Primero que nada, es una actitud sumamente poco profesional, y en algunos casos ese tipo de publicaciones pueden llegar a ser base para demandas legales. Además, también es una mala decisión a largo plazo ya que muchos empleadores investigan acerca de sus futuros empleados en redes sociales antes de contratarlos, y si ven que dedicas gran parte de tu tiempo a quejarte de tus trabajos pasados, está difícil que te vean como una buena opción para agregar a su equipo... A nadie le gusta una nube negra.

 

2. Conversaciones privadas, sin permiso de las partes involucradas

A veces recibes correos electrónicos, llamadas o mensajes privados de algún cliente o seguidor que te encantaría compartir con tu audiencia. Puede que sea un excelente review de tus productos o servicios, o algún dato de utilidad… Pero antes de compartir información recibida de forma privada, es mejor siempre consultar con las personas involucradas y recibir su autorización escrita para publicar.

 

3. Chismes o ataques contra personas específicas

Si te han hecho daño o afectado de forma negativa, puede que sientas que es válido responder con ataques en redes sociales. Si crees esto, mejor piénsalo dos veces. Primero, al atacar a alguien de forma pública, se hace sumamente difícil volver a construir una buena relación (y si eres una marca, es casi imposible recuperar a un cliente al que has maltratado). Segundo, este tipo de acciones hablan más de la persona que realiza el “ataque”, que de la persona “atacada”. Este tipo de actitudes te definen como una persona o marca que no respeta a los demás y puede dañar la confianza que tu audiencia tenía en ti.

 

4. Información financiera

Esto es bastante obvio: nunca compartas en redes sociales información sensible como tu número de tarjeta de crédito o de cuenta bancaria. Y como negocio, tampoco compartas en redes sociales información interna de la empresa como ganancias, proyecciones financieras, cuotas de mercado, etc. Como negocio, es importante la transparencia, pero tu público en redes sociales no es el que necesita estar enterado de estos detalles.

 

5. Tomar contenido de otras personas y decir que es tuyo

Compartir contenidos de interés es una buena idea, siempre y cuando quede clara la fuente. Usar textos, imágenes, citas o ideas de otras personas sin reconocer su autoría representa un gran riesgo. Ten en cuenta que la violación al derecho de autor es una ofensa seria y puede acarrear graves consecuencias legales. Usar contenidos de otras personas y decir que son tuyo puede terminar haciendo más daño a tu negocio que los beneficios a corto plazo que puedas estar percibiendo por este tipo de acciones. No lo hagas, está muy mal visto y ¡simplemente no vale la pena cuando consideras las posibles consecuencias!

 

6. Publicaciones ofensivas

Esto ni debería tener que explicarse, pero como sucede, igual lo incluyo. Hay muchísimos contenidos que pueden estar dentro de esta categoría, ya sea que ofenden por temas raciales, de género, bromas subidas de tono o por el uso de malas palabras, entre muchas otras posibilidades.

 

Como usuario de redes sociales, sobre todo si eres un negocio, debes estar muy atento a lo que compartes. Muchas veces puedes estar siendo ofensivo sin siquiera darte cuenta por simples temas culturales. Y ni pensarlo con publicaciones que sean claramente ofensivas hacia algún grupo o comunidad. Está bien querer ser rompedor si tu marca es de ese estilo, pero créeme, puedes hacerlo sin ofender.

 

7. Cualquier cosa que no quieras que exista para siempre

Cuando publicas algo en redes sociales, es mejor asumir que estará allí para siempre. Aunque luego lo borres, recuerda que existen las capturas de pantalla, aparte de que uno nunca sabe dónde queda almacenada tu información ni qué se hace con ella. Cuando de Internet se trata, es mejor desconfiar así que si no te sientes 100% cómodo con la idea de que algo que vas a publicar existirá permanentemente, entonces mejor no lo hagas.

 

Hoy en día ya no existe el “me retracto”, o el “no lo pensé bien”. Una vez pones algo allí afuera, allí se queda forever and ever.

 

8. Compartir información no verificada o de fuentes poco confiables

Antes de replicar un contenido, por más controversial o entretenido que sea, asegúrate de chequear al menos 3 fuentes más (y que sean confiables, por favor) que te aseguren que esa información es cierta. Compartir publicaciones que terminan siendo falsas, o mal documentadas, se traduce en mala reputación para ti. Serás percibido como ingenuo o simplemente descuidado ya que ni te tomaste la molestia de verificar la información antes de compartirla. Antes de compartir un enlace, asegúrate de haber hecho clic tú primero, no sea que el titular diga una cosa, pero el enlace lleve a algún otro lugar.

 

9. Dar detalles de viajes y salidas

Compartir videos e imágenes de tus viajes y paseos ayuda a tu audiencia a involucrarse y a sentirse como si fueran parte del proceso. El problema con esto es que nunca sabes con exactitud quién te está leyendo, viendo o escuchando. Es bastante conocido que hay ladrones que esperan a que las personas revelen información de este estilo para saber cuándo no hay nadie en casa para entrar y robar.

 

Así que lo mejor es no mencionar detalles específicos como fechas, alojamiento, etc. Y aún mejor que eso, es compartir este tipo de contenidos una vez hayas regresado.

 

10. Demasiada información personal

Es importante no ser un robot que solo habla de sus productos y servicios y nunca conversa con su audiencia, pero mostrar tu personalidad y conectar no significa revelar absolutamente TODO de ti. Debes encontrar un balance, y compartir tan solo ciertos detalles de manera que se humanice tu imagen, sin revelar detalles que simplemente no sean de interés o que sean irrelevantes para la marca que estás construyendo.

 

Conclusión
Tomando en cuenta estas recomendaciones podrás tener una saludable presencia en redes sociales, sin incurrir en estos errores que, de cometerlos, podrían terminar cobrándose muy caros.

¿Te ha gustado y ayudado este Tutorial?
Puedes premiar al autor pulsando este botón para darle un punto positivo
  • -
  • 0
10
VOTA
5
100%
4
0%
3
0%
2
0%
1
0%

  Información

  •   Publicado nov 08 2015 18:43
  •   Actualizado nov 10 2015 11:39
  •   Visitas 654
  •   Nivel
    Básico



Tutoriales Relacionados


Sin comentarios, sé el primero!

No esperes más y entra en Solvetic
Deja tus comentarios y aprovecha las ventajas de la cuenta de usuario ¡Únete!
Demuestra que eres experto!
  ESCRIBIR TUTORIAL
Suscribirse