Cargando

Ir a contenido


9.5
4 votos
5
75%
4
25%
3
0%
2
0%
1
0%

Razer Blade 2016: Portabilidad para gamers


Razer Blade 2016: Portabilidad para gamers
  • Abril 2016
  • Windows 10 (64 bit)
  • 8 h
  • Nvidia GeForce GTX 970M / 6 GB GDDR5
16 GB
Intel i7-6700HQ hasta 3.5 Ghz
3.200 x 1.800

El mundo de los videojuegos también quiere unirse a la evolución de las nuevas tecnologías y tener lo último del mercado. Las videoconsolar han sido por antonomasia la plataforma propia de los videojuegos y la única factible para jugar a los juegos de última generación. Con los ordenadores sobremesa tuvimos la posibilidad de no tener que decantarnos solo por una de ellas y pudiésemos tener en casa una torre de ordenador con las características que nosotros quisiésemos. El avance más notable en este sector fue la inclusión de los portátiles para gamers que permitían la portabilidad en los juegos, algo deseado por todos.

 

Por si todo esto fuese poco, la portabilidad quedaría unida a la ligereza gracias a la construcción de portátiles ultrabooks súper ligeros que se convertirían en el deleite de todo gamer. Si eres gamer o te interesa esto de los videojuegos y ya querías alguna novedad , tenemos una buena noticia para ti: Razer ha lanzado el nuevo modelo Razor Blade 2016 de sus equipos optimizados para juegos. La letra pequeña aquí es que habrá que desembolsar por lo menos 2.000 euros para tener un equipo que pueda hacer frente a los juegos más exigentes de la última generación.

 

 

Configuración técnica

 

  • Pantalla: 14 pulgadas IGZO, con formato 16: 9, una resolución de 3.200x1.800 píxeles, con retroiluminación LED y capacidad multi-táctil (interfaz de pantalla táctil de múltiples puntos)
  • Gráficos: Con una tarjeta Nvidia GeForce GTX 970M con 6 GB GDDR5 VRAM, y tecnología Optimus
  • Procesador: Chip de cuatro núcleos Intel Core i7-6700HQ con 2,6 GHz o 3,5 GHz Hyper-Threading (base / turbo), generación Skylake
  • Memoria: 16 GB de doble canal de memoria interna (DDR4, a 2,133MHz)
  • Sistema operativo: Windows 10 (64-bit)
  • Almacenamiento: 256 GB SSD (PCIe M.2) o 512 GB SSD (PCIe M.2). El precio varía con una capacidad mayor
  • Comunicación: Killer Wireless-AC 1535 (802.11a / b / g / n / ac, Bluetooth 4.1
  • Cámara web incorporada de 2 megapíxeles
  • Teclado Chroma retroiluminado anti-ghosting (no se bloquea con el uso de teclas simultáneas). programable, con panel táctil y control del ventilador
  • Puertos: USB-C, tres USB 3.0 (tecnología SuperSpeed), HDMI 1.4b de vídeo y salida de audio, 1 puertos de 3,5 mm para auriculares y micrófono
  • Altavoces estéreo y sistema de micrófonos integrados
  • Ranura de seguridad Kensington
  • Chip de seguridad incorporado Trusted Platform Module (TPM 2.0)
  • Adaptador de alimentación de 165W compacto
  • Batería de polímero de iones de litio recargable 500W y unas 8 horas de duración
  • Medidas: 345 x 235 x 18 mm
  • Peso: 1,93 kg

 

La buena y definitiva noticia es que el usuario obtiene lo que paga: las actualizaciones de Razer Blade 2016 llega configurada como un auténtico cohete, con CPU y GPU de última generación y el aditivo de nuevas tecnologías como discos NVMe PCI-Express y Killer Wireless.

 

La primera de estas novedades que hace del Razor Blade un equipo que vale su peso en oro (y vaya que pesa mucho menos que los modelos anteriores) es que evoluciona hacia la nueva generación de Intel: Skylake, con procesadores Intel Core i7-6700HQ y una RAM DDR4 con 16 GB de memoria en doble canal de fábrica. Más que suficiente para evadir cualquier actualización en el mediano plazo.

 

 

La tarjeta gráfica de este equipo es una NVIDIA GeForce GTX 970M con 6GB de VRAM. La empresa ofrece modelos superiores a la configuración de fábrica por el extra de unos cientos de euros. Lo cierto es que la capacidad de la tarjeta original es suficiente para la pantalla de 14 pulgadas del año pasado, pues este chip Nvidia llega con el doble de memoria de vídeo que el equipo que vimos en el 2015. Además se une a este fin el procesador Intel Core i7, la unidad de almacenamiento de estado sólido más rápida y un diseño de ventilador mejorado. Este sistema de ventilación promete mantener a cada uno de los componentes del Razer Blade a una temperatura cómoda, que no dañe al hardware.

 

Para evitar la pérdida de partidas, vídeo o de jugabilidad, el Razor Blade 2016 llega con la tecnología SSD NVMe a través de PCI-Express. Viene con un disco SSD de 256 GB como parte de su configuración básica, que se puede cambiar por una capacidad de 512 GB.

 

Razer Blade en su modelo 2016 no ha cambiado su pantalla, que sigue siendo una IGZO de 14 pulgadas con una resolución QHD+ (3200 x 1800 píxeles). Lo que nos parece perfecto: ¿Para qué alterar lo que sido una de las mejores bazas de este modelo?

 

 

El equipo se mantiene con una dimensiones muy manejables tanto para su transporte como para su uso sobre el regazo: con apenas 1.77 centímetros de grosor y un peso sensiblemente inferior al de los modelos anteriores: 1.92 Kg.

 

Razer llega a este año con una clara consciencia de la importancia de la integración a nuevos ambientes (ya se juega más fuera de casa que en ella, en torneos y partidas en todo tipo de locaciones) y le da a su modelo 2016 todo lo necesario para potenciar su conectividad: puertos Thunderbolt 3 (compatibles con tarjetas gráficas externas como Razer Core, para que no haya juego con gráficos densos que pueda con este modelo) y puertos USB 3.1 Type-C. Tiene que quedar claro que la tarjeta gráfica corre por nuestra cuenta.

 

Para aquellos que quieren más perfección en la imagen, el portátil llega con la aplicación SDK Chroma, para configurar los efectos de iluminación de la forma en que se deseen.

 

 

El Razer Blade 2016 va a estar disponible en abril y promete ser a prueba del futuro. Con ese fin se puede incluir dentro del paquete, Razer Core, que permite elegir la tarjeta gráfica para ejecutar con la misma facilidad con la que se abre y desliza una tarjeta SIM. Un punto a favor porque podremos modificar la tarjeta gráfica cuando queramos potenciando así la potencia de nuestro portátil. Lo negativo es que su portabilidad se reduce sustancialmente. Se conexiona gracias a la conexión Thunderbolt con una transmisión de 40Gbps aumento el rendimiento gráfico.

 

Una de las preocupaciones esenciales de los gamers es la calidad de los teclados de sus equipos. Razer Blade 2016 viene equipada con uno de los mejores: el teclado Chroma. Es sensible y totalmente programable, con LEDs RGB individuales bajo cada tecla. Resulta alucinante como las luces se encienden, describiendo todos los colores del arco iris, a medida que se escribe o se juega. Se pueden programar perfiles para que muestren un patrón específico o una animación, que se active (por ejemplo) cuando una persona recibe un disparo en el juego.

 

 

Conclusión
Este ordenador es un superdelgado y ligero equipo de gran potencia que Razor le debía a los gamers. Configurado para no requerir una adaptación inmediata (se habla de que tolerará bien todos los juegos que quedan por venir en un par de años), tiene un diseño elegante y sobrio, y deja el sentido de lo estrafalario sólo para un teclado que, por otro lado, es eficiente y responsivo.

 

Para el usuario preocupado por las actualizaciones, hay toda una gama de periféricos ya que Razor Core va a facilitar mucho el uso de nuevas y más potentes tarjetas gráficas, según se necesiten. Esto también supondrá un aumento del presupuesto para comprarlo y de ahí surge su problema: su precio. Que en Europa se dispara casi 300 euros más que en América.

 


ÚLTIMAS REVIEWS DE Ordenadores

Rate this Product


1 Opiniones


Teo Robles
mar 22 2016 21:27

Es caro este portatil, pero es para gamers ultra exigentes. Madre mía que características tiene esto. Es tremendo y no excesivamente grande. Si quisiera volver a los juegos (y me sobra el dinero) me puedo plantear uno de estos.


Suscribirse