Cargando

Ir a contenido


Pasos para una buena estrategia de redes sociales

Gestionar redes sociales va mucho más allá de crear las cuentas en Facebook, Twitter, Instagram y demás, y comenzar a publicar contenidos relacionados con tu marca. Para hacerlo bien tienes que tener muy claro a quién le vas a hablar, cómo les hablarás, a través de qué canales y acerca de qué temas.

Síguenos!

Comentarios Recientes



Para ello, considero que siempre es recomendable crear un documento en donde se definan los siguientes 7 factores antes que nada para poder realizar una gestión consistente y que logre conectar con los seguidores de forma efectiva.

 

Pasos de estrategia RRSS

1. Audiencia


Aquí no te limites a decir sexo, edad y clase social. Cada seguidor que tengas es mucho más que un número y una letra. Encárgate de saber y definir quién es, qué le gusta, qué lugares frecuenta, en cuáles redes sociales se siente más cómodo y comparte más… Incluso ve más allá: por qué le gusta lo que le gusta, por qué comparte algo en redes sociales y por qué compra.

 

Y lo que es más, una vez definas esto no lo dejes como algo estático. Así como tus propios gustos y hábitos personales pueden cambiar, también los de tus clientes. Busca mantenerte conectado con ellos para saber cuándo es momento de ofrecerles algo nuevo y qué cosas mejorar.

 

2. Personalidad


Para definirla con detalle, pregúntate: si tu marca fuera una persona, ¿cómo sería? Para contestar a esta pregunta, recomiendo seguir el siguiente modelo:
  • Cabeza y corazón: Es todo lo que compone la parte interna de tu marca, por qué hace lo que hace, qué la motiva a comportarse como se comporta.

o Visión

o Valores

o Creencias

  • Persona: A qué se dedica tu marca, si fuera una persona, cuántos años tendría, sería hombre o mujer, cuál sería su actitud ante la vida y cuáles serían sus hobbies.

o Ocupación

o Edad, género

o Actitud

o Hobbies

  • Actuando: Esto se refiere a la parte externa de tu marca en redes sociales, en lo primero que notará tu audiencia al entrar en contacto contigo la primera vez.

o Cómo nos vemos (look & feel)

o Cómo hablamos (tono de la comunicación): Cómo nos comunicamos, qué palabras usamos, qué tan cercanos somos.

o Cómo nos comportamos

 

Lo que se busca con este modelo es tener una definición completa y desde todos los ángulos posibles de lo que es tu marca, sus valores, su propósito y su forma de ser.

 

3. Ecosistema digital


Ahora que conoces a tu audiencia y has definido quién eres y cómo deseas comunicarte como marca, es el momento de definir en cuáles redes sociales tendrás presencia. Aquí no se trata de en dónde quieres estar, sino de saber en dónde se encuentra orgánicamente la audiencia con la que quieres conectar. Por ejemplo, en términos generales, si quieres llegarle a una audiencia más adulta Facebook y Twitter serán los más idóneos, mientras que si estamos hablando de millenials y nativos digitales probablemente será mejor estar en Instagram, y Snapchat.

 

Por otra parte, las redes sociales que escojas también dependerán del tipo de contenido que generarás. Si haces videos, YouTube o Vine serán las plataformas más idóneas, y si crearás infografías, Pinterest te resultará de gran utilidad.

 

Lo que quiero decir con esto es que debes tener muy claro qué papel cumplirá cada red social en tu estrategia. Escoger una red social incorrecta te hará perder tiempo generando contenidos para la misma, sin generar ningún beneficio para tu marca.

 

4. Frecuencia de publicación y horario


Una vez decidas las redes sociales que conforman tu ecosistema digital, determina una frecuencia mínima de publicación para cada canal y un horario inicial. Este paso es importante irlo evaluando a lo largo del tiempo para ajustar horas y cantidad de publicaciones cada día de acuerdo con lo que mejores resultados va teniendo a lo largo del tiempo.

 

5. Pilares comunicacionales


Este punto es sumamente importante ya que determinará las áreas de contenido que desarrollarás, más allá de lo que compete directamente a tus productos o servicios. De esta manera, una tienda de ropa podría tener varios pilares:
  • Branding: Este pilar abarcará todo lo relacionado a la tienda, sus promociones y sus productos.
  • Moda: Dentro de este pilar puede hablar de temas como tendencias, colores de la temporada, semanas de la moda, street style, consejos de estilismo, etc.
  • Belleza: Al ser una tienda de indumentaria, temas que tengan que ver con imagen personal pueden ser pertinentes. Dentro del pilar belleza puede hablarse de maquillaje, consejos, cuidado de la piel y el cabello, etc.
  • Bienestar y estilo de vida: fitness, remedios naturales, ejercicio, alimentación saludable, música, actualidad.
Cada pilar debe tener un peso determinado. Por ejemplo, aquí podría asignársele un 40% a branding, 30% a moda, 20% a belleza y 10% a bienestar.

 

Lo bueno es que estos pilares no son excluyentes y puede hablarse, por ejemplo, de los colores de la temporada y mostrar productos de la tienda que tengan ese color. En este caso, los pilares branding y moda estarían actuando en conjunto para generar contenidos útiles para la audiencia, y que ayuden a generar conversiones.

 

6. Tácticas


Una vez definidos los pilares, puedes establecer tácticas específicas que luego aplicarás dentro de tu estrategia.

 

Por ejemplo, una táctica para aumentar la tasa de engagement pueden ser los concursos, y dentro de este documento puedes establecer cosas como que una vez al mes se realizará un giveaway de algún producto en donde las personas tengan que interactuar con la marca para participar. Puede ser con comentarios, compartir, creando contenidos propios bajo un hashtag de la marca, etc.

 

En este momento puedes definir tantas tácticas como desees, pero no sientas que esto es una limitante. Ya todos los pasos anteriores te han ayudado a generar una estructura dentro de la cual puedes moverte, ajustar, mejorar y establecer nuevas tácticas para desarrollar o fortalecer diferentes aspectos (conversiones, engagement, etc.)

 

7. Ejemplos


Para que quede todo bien asentado y especificado, realiza un ejemplo de cómo sería una publicación para cada pilar en cada red social. Haz lo mismo con las tácticas que hayas mencionado en el paso anterior.

 

Conclusión
Si te tomas el tiempo de seguir estos 7 pasos todo estará mucho más claro cuando llegue el momento de publicar algo en alguna red social. Definir previamente tu estrategia evita que hagas las cosas de forma arbitraria y que cada publicación e interacción esté alineada con los indicadores claves de gestión que hayas decidido monitorear y medir.

 

Influenciadores en las RRSS

 

La influencia en redes sociales se calcula viendo la cantidad de seguidores que tiene alguien, así como su liderazgo. Este liderazgo puede ocurrir en un área específica, una industria, un tipo de contenido o incluso hasta un hashtag.

 

Los influenciadores son usuarios frecuentes y constantes de las redes sociales, y autoridades respecto a algunos temas. Le pueden dar credibilidad a un producto o servicio y elevan las conversaciones a niveles más altos con su experticia. En el saturado mundo de la redes sociales, los influenciadores se convierten en personajes que inspiran confianza y amasan capital social.

 

¿Cómo identificarlos?


Lo primero que debes hacer es ver a tus seguidores. Sin importar que tan grande o pequeño sea tu negocio, lo mejor es empezar por lo que conoces – y por quien te conoce a ti.

 

Klout es una conveniente herramienta que puedes usar para medir la influencia de tus seguidores, ya que toma toda la presencia y actividad en redes sociales de una persona, y le asigna una única calificación a su influencia en social media. Incluso puedes instalar un plug-in de Google Chrome que te permite ver las calificaciones de Klout directamente en tu feed de noticias de Twitter.

 

A partir de allí, determina quiénes son tus seguidores con más audiencia. Compara estos datos con tus propios reportes de tus seguidores más involucrados (engagement), y busca los puntos de encuentro entre estos dos factores: seguidores y engagement con tu marca.

 

Lo más probable es que ya sepas de estos individuos o marcas – son aquellos que pueden inclinar la balanza de tus publicaciones de “nadie lo leyó” a “éxito total” con un simple retweet.

 

¿Pero quién no aparece en este análisis? ¿Cuáles influenciadores saben de tu existencia (al menos te siguen), pero no están interactuando con tu marca? Estos son los influenciadores a los que debes atacar primero, ya que representan a la porción más grande de potencial no aprovechado para multiplicar el alcance de tu marca.

 

¿Cómo conectar con ellos?


Ya que has identificado a los usuarios más importantes que participan en las conversaciones que le importan a tu marca, llega el momento de contactarlos. Es aquí cuando tienes que tomar ciertas medidas para garantizar una mayor probabilidad de éxito.

 

No te conformes con solo lograr que te sigan más influenciadores. Más bien establece indicadores clave para ver si logras que interactúen contigo y multipliquen tu mensaje.

 

Analiza sus distintas cuentas en redes sociales y recoge información de qué tipo de contenidos comparten más, a qué horas, de qué temas; y dale prioridad a la creación de los tipos de contenidos que ver que esos influenciadores disfrutan y comparten.

 

Estudia también el desempeño de tus propios contenidos en cuando a la tasa de engagement con influenciadores que los mismos han tenido a lo largo del tiempo. Así podrás saber si lo que has venido haciendo logra conectar con tu audiencia deseada.

 

Si no estás logrando el engagement deseado con las personas de tu interés, es momento de ajustar ya sea el tipo de contenido, su tema, formato, hora o regularidad. El objetivo aquí es comparar estas dos facetas y alinear tus contenidos para potenciar el engagement de tus influenciadores con tu marca.

 

¿Cómo los convenzo?


Una vez que te has colocado en tu radar proveyendo el tipo de contenidos que ellos disfrutan, aprecian y comparten, es momento de seguir dándoles más.

 

Independientemente de tu engagement actual con influenciadores, siempre es bueno hacer que este aumente, ya sea logrando alcanzar a más influenciadores como haciendo que los que ya te conocen interactúen más contigo.

 

Pero esto no va a suceder de la nada. No puedes esperar que alguien con 10 veces más seguidores e influencia que tú descubra sin más el gran valor de lo que compartes. Claro, puede suceder, pero sabiendo que tantas personas también están demandando su atención, siguiéndolo, mencionando, etc. ¿por qué dejarlo al azar?

 

En lugar de eso, aporta valor desde el principio y dale a los influenciadores lo que ellos (y tú) quieren: engagement. Interactúa con sus contenidos, e involúcrate en las conversaciones que ellos están comenzando o liderando. Esto es de forma orgánica.

 

De forma pagada también puedes identificar qué tiene tu negocio para ofrecer a un influenciador, ya sean productos, servicios, descuentos, etc… Todo dependerá de tu modelo de negocio y de cómo se maneje el influenciador al que quieres conquistar.

 

Por supuesto, un influenciador ganado gracias a engagement mutuo y a que la persona genuinamente aprecia tu contenido, productos o servicios es un influenciador más valioso que uno ganado de forma pagada, ya que el primer tipo seguirá siendo tu influenciador siempre y cuando sigas generando contenido de valor y calidad, o proveyendo los productos/servicios que lo conquistaron en un principio; mientras que el segundo es mucho más posible que deje de serlo cuando se acaben los beneficios materiales que le has aportado.

 

Por otra parte, si ya identificaste a tus influenciadores dentro de tu propia audiencia, ahora también es el momento de ver más allá y buscar líderes de pensamiento que se encuentren fuera de tus seguidores. Una vez los identifiques, monitorea constantemente sus perfiles en redes sociales y dedica tiempo a compartir e interactuar con sus contenidos.

 

Y ya que estás haciendo este arduo trabajo, ¡sácale provecho! Fíjate en cómo están comunicando y compartiendo esos influenciadores, y aprende de los mejores: por algo han llegado a esa posición. Cuando se trata de redes sociales, construir influencia no solo es buen contenido – también tiene una técnica.

 

¿Cómo los retengo?


La dinámica social depende de dar más de lo que pides. Esto puede sonar contraproducente, pero cuando se trata de redes sociales (en lugar de un tipo de mercadeo transaccional), es lo que mejor funciona para conquistar audiencia.

 

Al final, si toda tu comunidad actúa de forma similar, todos terminan encontrándose en una posición de ganar más de lo que podrían imaginar. Esto aplica, sobre todo, con los seguidores que tienen influencia. Lo que les des – contenido, acceso, engagement – tiene más oportunidad de tener un mayor alcance que lo que tú solo podrías lograr, así fuera esforzándote más. Por algo estas redes se denominan sociales.

 

El beneficio de tener seguidores con influencia es una moneda de dos caras: por un lado, logras amplificar el alcance de tu contenido cuando ellos lo comparten; y por el otro, estos influenciadores le aportan credibilidad, aprobación y respaldo a tu marca. Mantenlos interesados publicando contenidos únicos y de valor, e interactuando con lo que ellos, a su vez, comparten.

 

Llena tu planificación semanal con contenidos de calidad, tanto tuyos como curados provenientes de estos influenciadores. Dedícate a conversar sobre los temas que más le interesan a tu audiencia.

 

Al final, los influenciadores te prestan un servicio muy valioso al darte su apoyo tácito. No les estás dando algo de gratis, sino que estás trabajando para mantener su atención. Si quieres seguir manteniendo esa atención, entonces sigue aportándoles lo mejor de lo que ellos necesitan, quieren, les interesa y disfrutan

 

Colaboración


La influencia social deja mucho espacio para que todos se beneficien. Asociarte con marcas e influenciadores que capitalizan a los mismos o similares mercados sigue amplificando tu mensaje, haciendo que estos lleguen a audiencias que, de otra forma, no serían alcanzables.

 

Si te preocupa tener, en parte, a los mismos seguidores que otra marca entonces haz minería de información para ver qué aliados potenciales te interesan más. ¿Tus seguidores con más influencia con muy parecidos o muy diferentes a ti? Enfócate en socios que a su vez cuenten entre sus seguidores a influenciadores fuera de tu red para que puedas amplificar notablemente tu alcance.

 

Cuando negocies con estos socios, háblales de estos datos ya que a ellos les beneficiará tanto como a ti la colaboración. Una vez que construyas esas alianzas, monitoréalas y evalúalas para mantenerlas activas y eficientes.

 

Conclusión
En redes sociales, tu voz y reputación es, en parte, una extensión y resultado de las relaciones que construyes. Tener muchos seguidores representa un gran potencial. ¿Tener seguidores que interactúan y tienen influencia? Las posibilidades son infinitas.

 

Para seguir recomendaciones y mejorar técnicas en Social Media visita esta sección:

 


TE PUEDE INTERESAR

ÚLTIMAS NOTICIAS


Sin comentarios, sé el primero en realizarlo!

No esperes más y entra en Solvetic
Deja tus comentarios y aprovecha las ventajas de la cuenta de usuario ¡Únete!
Suscribirse