Cargando

Ir a contenido


Super Bowl, algo más que un evento deportivo

La Super Bowl desde hace tiempo se ha convertido en un evento que traspasa lo meramente deportivo, convirtiéndose en una referencia anual para los amantes de la música, la tecnología y el marketing.

Síguenos!

Comentarios Recientes



Ya son muchos los que trasnochan para disfrutar un evento sin tener mucha idea de un deporte con poco calado en nuestro país. Hay que recordar que esta última edición (la más cara de la historia) ha concentrado detrás del televisor a más de 100 millones del mundo.

 

A pesar del épico encuentro disputado por los New England Patriots y los Atlanta Falcons (según medios especializados, una de las mayores gestas deportivas jamás vistas), será recordada por la sublime actuación de Lady Gaga (rodeada de 300 drones) o por el estreno del tráiler de la segunda temporada de la aclamada Stranger Things (Netflix). Por cierto, remontaron y ganaron los Patriots (Tom Brady, quarterback, se proclamó MVP).

 

Halftime, algo más que una actuación musical

Si por algo se ha caracterizado el evento de la Super Bowl en los últimos años, es por sus esperados y vistosos descansos (halftime), donde uno o varios artistas de renombre entretienen a las masas con actuaciones en formato concierto. Formato concierto, sí, ya que las mismas han dejado de ser desde hace tiempo actuaciones musicales con limitaciones de tiempo.
¿Y quién inició la transición de un simple partido de fútbol (americano) a un espectáculo de masas seguido por millones de espectadores en todo el mundo a través de la música? Michael Jackson.

 

Allá por 1993 (Pasadena, California), tras la actuación de Gloria Stefan en el curso anterior, el denominado rey del pop pidió a los organizadores del evento algo más de tiempo para poder desarrollar el considerado por muchos como el mejor show de la historia de la Super Bowl (Super Bowl XXVII).

 

En pleno apogeo de su exitoso ‘Dangerous’, Jackson cambió para siempre el concepto de entretenimiento en un evento deportivo, consiguiendo por primera vez que la audiencia conseguida en el ‘haftime’ superara con creces la audiencia acumulada en el desarrollo del encuentro deportivo.

 

Casi 25 años después, Lady Gaga en la edición número 51, ha deleitado a las masas con un espectáculo plagado de luces, color, altura y drones (espectáculo patrocinado por Pepsi). Una actuación compacta con un inicio espectacular, donde la cantante neoyorquina salto al vacío con un fondo plagados de drones que ilustraron con sutilidad estrellas de colores y como no, la bandera norteamericana. Los drones (un total de 300) y la tecnología usada es obra de Intel.

 

 

Y como no, en la actualidad cualquier evento de tal envergadura mediática está expuesto a un torrente de memes posteriores. El salto desde las alturas con fondo plagado de drones no iba a ser menos

 

Máximo disfrute sin salir de casa

Como suele pasar en este tipo de citas deportivas, son muy pocos los que pueden acudir al recinto deportivo a disfrutar en directo un espectáculo de tal magnitud. Muy pocos por número de entras y muy pocos por el coste de las mismas. Hay que recordar que las entradas para ver el partido fueron catalogadas como las más caras de la historia, llegandose a pagar hasta 1.400 dólares por ver la victoria de los Patriots.

 

Cada día ya más adentrados en la realidad virtual, ha sido la cadena norteamericana Fox Sport (junto a la productora Live Like VR) quien ha ofrecido la posibilidad a sus espectadores de seguir el encuentro a través de esta tecnología. El objetivo es claro, poder disfrutar desde casa una intensidad parecida a la vivida en el estadio.

 

Los espectadores pudieron disfrutar de 20 momentos destacados (cuatro momentos por cada cuarto). LiveLike ubico seis cámaras que capturaron fases del partido en resolución 4K distribuidas por todo el Estadio NRG de Houston. En palabras del CEO de la productora (Andre Lorenceau) tuvo claro donde había que poner el foco: “Los touchdowns y las jugadas épicas son las que vamos a buscar”.

 

Halftime, algo más que un tráiler

Otras de las señas de identidad de la Super Bowl, son sin duda los anuncios que se estrenan en exclusiva durante el evento. Este año, la partida de los anunciantes la ha ganado con total claridad Netflix. Qué mejor plataforma para presentar el tráiler de la esperadísima segunda temporada de Stranger Things. Netflix ha querido calcular con maestría el relanzamiento de uno de sus productos más aclamados. Fase “teaser” para la Super Bowl, estreno en pleno Halloween. Jaque, mate.

 

 

Aunque sin el impacto tan apabullante de la factoría Netflix, durante el espectáculo de la Super Bowl se han presentado trailers en exclusiva de la segunda entrega de la saga ‘Guardianes de la Galaxia’, Logan (saga X – Men), Piratas del Caribe o Baywatch. Si nos centramos en el mundo de la tecnología y los gadgets, uno de los anuncios más comentados en el sector ha sido el que lanzó Ford para explicar cómo la tecnología ‘Go Further’ nos ayuda a resolver situaciones cotidianas.

 

 

 

Halftime, algo más que un anuncio

Dejando a un lado avances cinematográficos o relanzamientos de series, lo único claro es que la Super Bowl ha influido de forma directa durante los últimos años en la evolución del lenguaje publicitario. Se puede observar como los anuncios (cada vez más largos), han mutado el mensaje, pasando de elementos directos a tramas complejas y elaboradas donde el espectador deberá prestar máxima atención si quiere comprender el mensaje.

 

Y visto el ruido generado alrededor de este tipo de publicidad, spots creados ad hoc para eventos tan seguidos como la Super Bowl, el debate está más vivo que nunca. La publicidad de autor, ¿realmente funciona?

 

Aunque pueda parecer lo contrario, según un estudio realizado conjuntamente por las universidades de Maryland (USA) y Tilburg (Holanda), demuestra que si los anuncios son muy complejos y con un mensaje difuso, no son procesados por el usuario impactado. Por el lado contrario, hay corrientes que afirman que la mejor forma de prever las tendencias publicitarias y testear la eficiencia de una campaña es prestar atención a los anuncios expuestos durante el descanso de la Super Bowl, ya que el éxito o fracaso de los mismos va a condicionar de forma directa la línea editorial de campañas futuras.

 

En esta edición, quien ha arriesgado más ha sido sin duda la marca cervecera Budweiser, apostando por un spot con un claro mensaje hacia las nuevas políticas migratorias del país.

 

 

Funcionen o no, las marcas se han dejado de media 5 millones de dólares por 30 segundos por ubicarse en el gran escaparate.


ÚLTIMAS NOTICIAS


1 Comentarios


Marcos Riera
feb 09 2017 12:34

Hay gente que ve más la Super Bowl por el espectaculo musical del inicio que el propio partido. Pero hay que reconocer que este ha sido el mejor por la remontada que pasó.

 

Gracias por tu análisis de estos eventos Vicente.

 

Saludos.

No esperes más y entra en Solvetic
Deja tus comentarios y aprovecha las ventajas de la cuenta de usuario ¡Únete!
Suscribirse