Cargando

Ir a contenido


Comportamientos dañinos del emprendedor

Hemos escuchado maravillas en los últimos tiempos de ser un emprendedor , como una gran forma de no trabajar más para una empresa que no cumpla con nuestros requisitos o como esto nos permite lograr nuestro máximo potencial.

Síguenos!

Comentarios Recientes



Si bien todo esto es cierto y con la dosis adecuada de buenas ideas y buena suerte un emprendedor puede llegar inclusive a ser millonario con sus propias ideas, también es cierto que desde esa posición hay comportamientos que hacen que no se vea como una opción tan perfecta como sale en las noticias.

Muchas de estas cosas negativas son invisibles a los ojos de quien está en la vorágine de establecer su pequeña empresa dentro de un mercado o quien está luchando por conseguir financiamiento para concretar su idea. Es por ello que hay que tener una gran conciencia para darse cuenta y así evitar alejar a las personas valiosas que nos ayudan en nuestras actividades.

Veamos a continuación algunas de las acciones más negativas que los emprendedores empiezan a tomar cuando están en los puntos más álgidos de su carrera por el éxito. La idea es que podamos identificarlas y así poder ayudar a sobrepasar estos terribles momentos.

No terminar las ideas
Una de las cosas más comunes que ocurren es no terminar las ideas para realizar otras, esa sensación que somos muy prolíficos y que tenemos muchas ideas que representan un éxito potencial, también puede ser negativo ya que no terminaremos de concretar lanzamientos y de madurar ideas y negocios por buscar la siguiente en pro de un éxito que se ve seguro con cualquier cosa que lancemos.


Solo hablar del trabajo
Esto nos lleva a un estado donde si no estamos hablando del trabajo nos quedamos mudos y hasta podemos llegar a un estado de incomodidad porque sentimos que perdemos el tiempo si no estamos desarrollando nuestras ideas. Este comportamiento es potencialmente dañino ya que lleva a descuidar las relaciones familiares, amistosas e incluso la vida amorosa del emprendedor. Aquí es donde debe poner un límite y dejar el trabajo en las horas y los espacios que le corresponden.


No escuchar
Se llega a un punto en el cual cuando otra persona habla de algo no relacionado con nuestras ideas o nuestro negocio, preferimos no escuchar y adentrarnos en un mundo propio. Esto es especialmente grave ya que puede espantar a potenciales colaboradores al sentirse no apoyados en sus posibles acciones. Un emprendedor sin apoyo no llega muy lejos.


Como vemos estas acciones no parecen que nos pueda pasar a nosotros, sin embargo la presión y la lucha por establecer una empresa y ser el mejor del mercado, nos lleva a recorrer caminos que jamás hubiésemos pensado en el pasado. Lo que es importante recordar es estar consciente de lo que somos y como hemos ido cambiando con el paso del tiempo y las cosas que hemos dejado de hacer por lograr nuestros objetivos.

ÚLTIMAS NOTICIAS


Sin comentarios, sé el primero en realizarlo!

No esperes más y entra en Solvetic
Deja tus comentarios y aprovecha las ventajas de la cuenta de usuario ¡Únete!
Suscribirse